Vive tu moto

¿Qué tipos de seguros para moto hay y qué debes saber antes de contratar uno?

A la hora de circular con nuestra moto, es obligatorio hacerlo con el correspondiente seguro. ¿Sabes qué opciones de seguros para moto hay?

Un casco en el suelo junto a una moto caída. Seguros para moto.
¿Qué tipos de seguros para moto hay y qué debes saber antes de contratar uno?

Tipos de seguros para moto

Antes que nada, un seguro de moto es un contrato destinado a cubrir los riesgos que se generan por la conducción de motocicletas. En otras palabras: está prohibido circular con un vehículo a motor de dos ruedas que carezca del seguro de responsabilibidad civil obligatorio en España.

Habitualmente las compañías aseguradoras ofrecen diferentes opciones de seguros para moto. Hay que tener en cuenta que todas deben ofrecer el mínimo que exige la ley y que algunas pueden obligarte a contratar algunos elementos adicionales. Es muy importante comprobar bien las condiciones y obligaciones que nos proporcione la compañía, para evitar pagar de más o tener llevarte sorpresas desagradables cuando se sufre un percance.

Seguros de moto a terceros

La opción más económica pero que menos coberturas nos ofrece. El seguro de moto a terceros incluye la cobertura de Responsabilidad Civil obligatoria, además de defensa jurídica y en algunas compañías, pueden ofrecerse contenidos adicionales como la asistencia en carretera. Es el seguro más básico y el más accesible económicamente para cualquier motorista. De hecho, también es el más adecuado en muchos casos, como puede ser el de un scooter de segunda mano al que solo se le da un uso por vía urbana. En definitiva, si el valor de la moto no es excesivamente alto, ya sea porque está muy amortizada o porque es muy sencilla, el seguro a terceros es el más recomendable.

Además, la mayoría de aseguradoras ofrecen coberturas adicionales o la posibilidad de contratar una modalidad ampliada que nos otorgará una serie de ventajas. Las más habituales suelen ser: daños por incendio, robo, asistencia en carretera desde el kilómetro cero, gestión de multas o seguro para el conductor.

Seguros de moto a todo riesgo

Su nombre técnico es seguro con garantía de daños propios y, sin ir más lejos, es todo aquel contrato que te asegura cualquier tipo de imprevisto que sufras con tu moto. En consecuencia, es la opción más cara para los seguros de moto y, habitualmente, solo se recomienda para motos nuevas o de alto coste, sobre todo si duermen en la calle y no en un párquing privado.

Por otra parte, en caso de siniestro te cubrirá no solo los daños a terceros, también los daños ocasionados a tu moto, que serán reparados hasta cierto punto. Suelen contar con un mayor nivel de coberturas que el seguro a terceros. Además, suele haber opción de contratarlos con o sin franquicia.

Aún así, el problema de las motos es que su valor no suele ser tan elevado como el de un coche. Además, lo pierde muy rápidamente: es probable que en poco más de dos años no compense el pago del seguro a todo riesgo si sufres un accidente en el que tu motocicleta sufre un siniestro total.

¿Qué coberturas debemos contratar en nuestro seguro de moto?

Las coberturas que podremos ver en los seguros, tanto las básicas como las obligatorias, nos otorgarán protección contra diferentes percances que nos puedan suceder tanto a nosotros como a nuestro vehículo, así como a otros usuarios y bienes materiales. No todos los seguros ofrecen las mismas coberturas y, en la mayoría de casos, las no obligatorias suponen un coste adicional a la hora de contratarlas. Además, existen servicios adicionales que se ofertan para poder estar más tranquilos.

Defensa jurídica: El seguro se hará cargo de los gastos derivados a nivel legal en el caso de que tengamos un percance. La cuantía depende en este caso de la oferta de cada compañía.
Responsabilidad Civil obligatoria: Cubrirá los daños que puedas ocasionar a terceros tanto personales como materiales. Las cuantías están establecidas por ley y son de 15 millones de euros para daños materiales y hasta 70 millones para daños personales.
Responsabilidad Civil voluntaria: Es una extensión de la anterior que aumentará en 50 millones de euros las coberturas ofrecidas por este.
Asistencia en carretera: Dependiendo de la compañía, la asistencia en carretera puede variar mucho y tener opciones adicionales. Podemos encontrar limitación de kilómetros, o en los mejores casos desde kilómetro 0 que nos llevará el vehículo a donde le pidamos sin límite de distancia. Además, suele existir una modalidad de reparación de la moto en el sitio de la incidencia si es que es posible, como por ejemplo un pinchazo o quedarnos sin gasolina. Suele estar incluido también un montante para el gasto de traslado de piloto y acompañantes.
Incendio: Nos protegerá en caso de que nuestra moto se vea afectada por las llamas cuando no hayan sido causadas por un tercero, por ejemplo, por una avería eléctrica o un rayo y además suelen cubrir los gastos ocasionados por los bomberos.
Robo: Esta cobertura nos indemnizará en el caso de que nuestra moto sea robada. Dependiendo de la compañía aseguradora las cláusulas pueden cambiar muchísimo, pero por lo general suelen proporcionarnos cobertura económica por el vehículo y sus componentes.

Gestión de multas: En el caso de que nos hayan impuesto una multa, como por exceso de velocidad, el seguro se encargará de los posibles recursos, pago de cuantías y cursos que se deban realizar.
Seguro del conductor: En el caso de que tengas un accidente, se encargará de los gastos médicos y traslado al hospital, gastos de hospitalización, material médico e indemnización adicional en caso de lesiones permanentes.
Daños propios: Esta cobertura nos cubrirá los daños que ocasionemos a nuestra moto en el caso de ser nosotros los responsables. Está incluida en los seguros a todo riesgo y puede contener cláusulas adicionales como el choque con animales.
Seguro de equipamiento: Algunas compañías ofertan un seguro para nuestro equipamiento. En el caso de que tengamos un percance, nos cubrirá posibles daños en nuestro casco o ropa.
Servicio de ITV: Este servicio se puede contratar y nos permitirá cuando nos toque pasar la ITV, poder llamar y que nos recojan la moto y hagan toda la gestión por nosotros. Pagando, eso sí, la tasa correspondiente.
Libre elección de taller: La mayoría de seguros tienen una serie de talleres concertados. En estos talleres suelen darnos un trato preferente como recogida y entrega del vehículo, o la limpieza de este. Algunas compañías también te ofrecen la posibilidad de que podamos elegir nosotros a qué taller llevar nuestro vehículo.
Moto de cortesía: Si contratamos esta opción, cuando tengamos nuestra moto en el taller por cualquier percance, el seguro nos facilitará otra durante un tiempo, de forma que podamos seguir moviéndonos.

Al margen de las coberturas, nunca está de más tener en cuenta algunos consejos a la hora de escoger una u otra aseguradora. Ahí van:

1. Comprueba muy bien las coberturas fijas y opcionales de los seguros. Lo más rápido para buscar estos datos en los seguros de moto, son los portales web comparativos, donde podrás comprobar en un momento las diferencias entre unos y otros. Además, ojo con las franquicias, ya que algunas compañías las aplican a algunas de sus coberturas. En los seguros a todo riesgo suele ser común que se apliquen.

2. No mires solo en páginas web, contacta con diferentes compañías, ya que en persona es más fácil que te ofrezcan coberturas adicionales o ajustes en la prima.

3. No te dejes engañar por precios bajos. Asegúrate de leer bien las condiciones antes de contratar cualquier seguro a bajo precio, ya que podrías encontrarte con coberturas limitadas en algunas situaciones.

4. Contrata si puedes la asistencia desde el kilómetro cero. Te olvidarás de problemas y gastos adicionales en el caso de quedarte tirado lejos de casa.

5. Si vives en una zona donde es habitual la sustracción de vehículos, no dudes en contratar la cobertura de robo.

Con todo en regla, ya podrás circular con total tranquilidad y disfrutar de tu moto.

¿Cuál es la multa por circular sin seguro?

Al igual que sucede cuando circulas sin casco, recuerda que está prohibido tanto circular como estacionar en la vía pública si la moto no dispone del seguro obligatorio, exponiéndote a una multa por ello.

De hecho, en España las multas por circular sin seguro de moto ascienden a los 1.000€ en el caso de los ciclomotores y a los 1.250€ en el de las motocicletas.

Volver arriba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realizar un comentario implica la aceptación de nuestra política de privacidad