Vive tu moto

Ruta del silencio: ¿por qué es una experiencia única?

8 minutos

Descubre la Ruta del Silencio, una carretera de Aragón todavía poco conocida y repleta de paisajes que harán de tu viaje una experiencia inolvidable. Te explicamos cómo prepararte para recorrerla y cómo organizar tu viaje.

Ruta del silencio: ¿por qué es una experiencia única?

España es un paraíso para disfrutar de la moto gracias a que tenemos la suerte de disponer de excelentes carreteras que atraviesan lugares aún escondidos, y que surcan valles y sierras de gran belleza. Entre unos y otros se han ido trazando distintas rutas de indudable encanto como, por ejemplo, la Ruta Transpirenaica.  Sin embargo, esta vez hablaremos sobre otra de las rutas más recorrida por los motoristas en la actualidad, la cual ha sido bautizada con acierto como la Ruta del Silencio o The Silent Route.

¿Dónde ubicamos la ruta del silencio en el mapa?

La Ruta del Silencio es un tramo de 63 km de la carretera A-1702 que discurre por las comarcas turolenses de Andorra-Sierra de Arcos y del Maestrazgo. Más concretamente es la que une la Venta de la Pintada en Gargallo con el Puerto de Cuarto Pelado poco antes de llegar a Cantavieja.

Discurre por el este de la provincia de Teruel, cerca de los límites con la de Castellón y, dependiendo de dónde vengas, puedes empezar desde la Venta de la Pintada, situada más al norte, o desde el Puerto de Cuarto Pelado, ubicado más al sur. Tanto en un sentido, como en otro, el recorrido es de gran belleza y consta de un total de 63 km con 233 curvas. Para realizar la Ruta del Silencio en moto, es necesario emplear en torno a una hora y media en el caso de completarla sin realizar paradas. Sin embargo, es muy probable que te detengas en algún punto del itinerario para admirar el paisaje o que te desvíes un poco de la ruta principal para conocer algunos lugares interesantes.

Paisaje por la carretera de paso de La Ruta del Silencio

La Ruta del Silencio en moto: etapas

¿Por dónde empezamos la ruta del Silencio?

En esta ocasión vamos a emprender la ruta desde el norte y, por tanto, tomamos como punto de partida el Hotel Venta la Pintada en el km 194 de la Carretera Nacional 211. En él se puede pernoctar y su restaurante también es digno merecedor de una visita. Ahí justo ya podemos hacer un desvío al cercano Mirador Venta la Pintada, al cual se accede por una pista que preferiblemente se debe realizar a pie, para contemplar la belleza de la Sierra de Majalinos.

Hotel Venta la Pintada por la zona de La Ruta del Silencio

Parada obligada en la cabra montesa de Ejulve

Después de haber recorrido los primeros 17 km a los mandos de nuestra moto, la escultura de la cabra montesa de Ejulve es una parada obligada. Está situada exactamente en el kilómetro 17,3 y es una reproducción a gran tamaño del logotipo de la ruta. Sus medidas son de 4 x 4 m y en el centro posee una figura de un macho de cabra montesa. El lugar ha sido elegido por estar ubicado en uno de los mejores miradores de la ruta, que para muchos motoristas pasa desapercibido al entretenerse tomando fotografías junto a la citada escultura de la cabra.

A partir de ahí, la carretera inicia un bonito descenso junto al el Barranco de los Degollados hacia los Órganos de Montoro, unas espectaculares formaciones rocosas de gran encanto y belleza salvaje. Aquí es aconsejable realizar una segunda parada para contemplar la amplitud del Alto Maestrazgo, con el profundo cauce abierto por el río Guadalope y los altos de las Coronas de Aliaga y de Pitarque en el horizonte, y tras ellos la localidad de Fortanete, los altos de la Cañada de Benatanduz, y las muelas de Villarluengo y Cantavieja, unos lugares por los que pasaremos más tarde.

Moteros posando en la estatua emblemática de la Ruta del Silencio

Desvío hacia Pitarque y sus arcos

Tras emprender de nuevo la ruta, poco después está el desvío hacia el pueblo de Pitarque. La carretera discurre junto al río que lleva el mismo nombre y pasa por varios túneles excavados en roca que son conocidos como los arcos de Pitarque y que bien merecen que nos detengamos para tomar una instantánea. Si vamos con tiempo podemos aparcar nuestra montura junto al pueblo y acercarnos a pie hasta el nacimiento del río. Para esta actividad no está de más utilizar un calzado apropiado por lo que deberás elegir un buen par de botas de moto o en su defecto llevar un calzado de repuesto.

Túneles en roca de Pitarque o arcos de Pitarque

Retomamos la A-1702 y a escasos kilómetros nos encontramos con la pequeña localidad de Villarluengo, situada a la izquierda de la citada carretera y que forma parte del Parque Cultural del Maestrazgo. Está edificada sobre una gran formación rocosa y cuenta con un rico patrimonio artístico, como la iglesia neoclásica de Nuestra Señora de la Asunción y el Ayuntamiento, ambos construidos en el siglo XVI. Se puede parar a un lado de la propia carretera para contemplar la belleza de este lugar.

Moteros en la localidad de Villarluengo de paso por la Ruta del Silencio

Los Estrechos de Cañada de Benatanduz y la réplica del “Caimán”

Continuamos la ruta hasta que la carretera se introduce en los espectaculares Estrechos de Cañada de Benatanduz, un trazado sinuoso marcado por las formaciones rocosas del entorno y que desemboca en un pequeño municipio de apenas 50 habitantes. Benantanduz está situado al pie de la Sierra de la Cañada y en pleno centro del Parque Cultural del Maestrazgo.

Carretera de la Ruta del Silencio, Estrechos de Cañada de Benatanduz

Un poco más adelante y aun en el mismo término municipal, en el Km 50 de la ruta nos encontramos con una réplica a escala de un famoso autobús que recorrió el Maestrazgo durante muchos años y que permitió la conexión entre las localidades de la zona. Conocido como “El Caimán de las Montañas”, era un minibús de la marca Chevrolet que estuvo en activo durante muchos años y que dio mucha vida a la zona. Cubría el trayecto entre Cantavieja y Alcorisa, estaba decorado en verde y en el frontal llevaba dibujado un lagarto al que los lugareños llamaron “caimán”. La réplica de este mítico vehículo, estrenada en agosto de 2022, es un atractivo más de la “Silent Route” y bien merece una nueva parada.

Imagen histórica del famoso autobús del Maestrazgo
Réplica a escala del famoso autobús "El Caimán de las Montañas"

Continuando la ruta por la A-1702 y 13 km después de “El Caimán” llegamos al cartel del puerto del Cuarto Pelado, que, aunque da la bienvenida a la Ruta del Silencio, en nuestro caso supone el final. En este punto podemos continuar por la carretera hacia Castellón o dar la vuelta y volver a recorrer la ruta en sentido inverso.

Cartel del puerto del Cuarto Pelado indicando el final de la Ruta del Silencio

Consejos para realizar la Ruta del Silencio en moto

Antes de aventurase en ella, es importante tener en cuenta algunos consejos para salir de ruta en moto. No hay duda de que hay que ir bien preparado, tanto en lo que se refiere a tu equipamiento motero, como en la preparación de tu moto, y es que la ruta recorre pueblos pequeños en los que no encontrarás muchos de los servicios habituales en zonas más concurridas, como cajeros automáticos o gasolineras. Pese a no ser una ruta muy larga, siempre es mejor llenar el depósito antes de empezar.

La altitud media de la ruta es de unos 1.000 metros, así que es muy recomendable mirar la previsión meteorológica antes de empezar. En verano puede haber tormentas importantes que pueden sorprender en algunos cauces y barrancos habitualmente poco caudalosos. Y en invierno, aunque no es habitual, puede nevar tres o cuatro veces al año. Además, los días suelen ser fríos, con noches heladas que invitan a la prudencia en el asfalto.

Comentarios

  1. SERGIO dice:

    Buen articulo, desconocía la ruta . Apuntada para recorrerla.

    Gracias 🙂!

  2. Luis dice:

    Tomado nota. Gracias. Nos disponemos a realizarla un grupo de amigos en el mes de nov-23

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realizar un comentario implica la aceptación de nuestra política de privacidad

Más Box Repsol...