MotoGP

¿Cuál es el mejor tipo de motor para una MotoGP?

¿Cuál es el mejor tipo de motor para una MotoGP? A lo largo de la historia ha habido configuraciones de todo tipo, pero en la era moderna la mayoría de los fabricantes se han decantado por los motores V4.

Pegatina RCV 213 de una moto de Repsol Honda
¿Cuál es el mejor tipo de motor para una MotoGP?
Pegatina RCV 213 de una moto de Repsol Honda

Evolución del motor de MotoGP

Cuando MotoGP se puso en marcha en 2002, la categoría se encontró con unas configuraciones de motor muy variadas y diversas: desde las 500 que se mantuvieron en uso durante esa primera temporada de MotoGP, a las novedosas motos surgidas al abrigo de la nueva reglamentación del Mundial.

En esa primera campaña, la parrilla se dividió en dos familias de configuraciones de motor: los motores en V y en línea. En el primer grupo, destacan el V5 de la Honda RC211V; el V4 de la Suzuki GSV-R (que también adoptaría Ducati cuando se incorporó al campeonato al año siguiente) o el V3 de la Proton KR3. En el otro lado, el propulsor cuatro en línea de la Yamaha YZR M1 o la Kawasaki, el motor de factura propia de WCM (sobre la base de la Yamaha) y el tres en línea de la Aprilia RS3 formaban el segundo bloque de fabricantes en el inicio de una nueva era del motociclismo.

MotoGP del Repsol Honda Team

Hubo proyectos de diferentes fabricantes que al amparo de una reglamentación más abierta contemplaron otras alternativas, como la exótica V6 de Blata, un proyecto que nunca llegó a materializarse en la primera época de las MotoGP, cuando la cilindrada estaba limitada a 990 cc, o el motor de tres cilindros en línea que desarrolló BMW con el apoyo del Oral Engineering, para la etapa de las MotoGP 800. Tampoco podemos olvidarnos de la Ilmor V4, una MotoGP de segunda generación (800 cc) que finalmente no llegó a tomar la salida en la primera carrera de 2007 tras haber cubierto unos centenares de kilómetros en los entrenamientos del Gran Premio de Catar.

El paso del tiempo y la evolución de la reglamentación ha hecho que la configuración de los motores se oriente principalmente hacia el motor V4, presente en cuatro de los seis fabricantes que han participado en MotoGP en 2022: Honda, Ducati, Aprilia y KTM. Por su parte, tanto Yamaha como Suzuki optaron por el motor de cuatro cilindros en línea, una configuración que Yamaha emplea desde la primera campaña.

Echando una mirada atrás desde que el campeonato se puso en marcha en 2002, tanto la configuración V4 como la cuatro en línea han conseguido el mismo número de títulos, nueve cada uno. El V4 de Honda ganó en siete ocasiones (2011, 2013, 2014, 2016, 2017, 2018 y 2019), junto a los dos triunfos del V4 de Ducati (2007 y 2022). Por su parte, el cuatro en línea de Yamaha ha cosechado ocho títulos (2004, 2005, 2008, 2009, 2010, 2012, 2015 y 2021) sumados a uno de Suzuki (2020). Además, la otra configuración ganadora fue la del V5 de Honda, que venció en 2002, 2003 y 2006.

¿Cuál es la mejor configuración: V4 o en línea?

Es difícil definir cuál es la configuración del mejor motor para motoGP más apropiada, ya que todas tienen sus ventajas y desventajas. Desde la implantación de la cilindrada de 1.000 cc en 2012, la reglamentación establece que los motores deben tener un máximo de cuatro cilindros, con un diámetro máximo de 81 mm. Todos los fabricantes se han decantado por motores de cuatro cilindros, dado que un motor de dos o tres cilindros implicaría una carrera más larga –el recorrido que tiene que realizar el pistón dentro del cilindro- que supondría una pérdida de respuesta a altas revoluciones.

Marc Márquez subido a una moto bajo un paraguas

El motor v4

Es más compacto, permite centrar mejor las masas y bajar el centro de gravedad, lo cual es una ventaja, pero también es un diseño mucho más complejo. El V4 tiene menores pérdidas mecánicas al contar el cigüeñal con menos apoyos, y requiere un cárter más pequeño, lo que también ayuda a reducir peso. Genera muchas vibraciones, y si el ángulo de la V es muy amplio, requiere de un eje de equilibrado, lo que incrementa su anchura. Pero precisamente por ese menor número de pérdidas ofrece mayores prestaciones y más potencia, aunque la respuesta es más brusca. De todos modos, para un piloto este es un inconveniente menor, porque por muchos caballos de potencia que tenga un motor, nunca serán suficientes.

El motor cuatro en línea

Es un motor más ancho y pesado, el cigüeñal es más largo y necesita más apoyos, lo que le resta rendimiento al sufrir mayores pérdidas mecánicas, lo que se traduce en menores cifras de potencia respecto a los poderosos V4. Pero, por el contrario, es un motor que ofrece mayor docilidad a la hora de conducir, lo cual siempre es una virtud altamente apreciada por los pilotos. Por lo general, los motores cuatro en línea están por detrás de los V4 en cifras de velocidad máxima, pero la suavidad de su respuesta es una cualidad que los pilotos saben aprovechar en determinadas circunstancias, y como vemos a lo largo de la historia de MotoGP, no resta posibilidades de éxito.

El V4 y el cuatro en línea han tenido el mismo éxito desde que la categoría de MotoGP se implantó en el Mundial, pero en 2023 habrá 20 motores V4 en la parrilla y solo dos motores cuatro en línea. ¿Ganará la opción mayoritaria? Lo que está claro es que se producirá un desempate entre ambas configuraciones, y el que gane pasará a ser el motor más exitoso de la historia de MotoGP.

Comentarios

  1. Rafael Angel Herrera Almeida dice:

    En la época de las 500 Honda utilizaba el V2 en la moto de Okada , quizás sería una buen opción por la sencillez mecánica y el peso , y con la electrónica actual podría ir muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realizar un comentario implica la aceptación de nuestra política de privacidad

Más Box Repsol...