Cultura Motera

¿Qué es un carril reversible y cómo circular por ellos?

7 minutos

A grandes rasgos, es un carril que está preparado para que se pueda cambiar el sentido a la circulación del tráfico, tanto por horas, como por días, siempre que sea necesario.

Panel luminoso de tráfico
¿Qué es un carril reversible y cómo circular por ellos?
Panel luminoso de tráfico

Los carriles reversibles están ideados para dar una mayor fluidez al tráfico cuando la circulación es muy densa en algunas calles y carreteras. Suelen prepararse de manera especial e incluyen soluciones para modificar la configuración de una vía en momentos puntuales en los que existe riesgo de que colapse el tráfico.

¿Qué es un carril reversible?

Son carriles cuya principal finalidad es evitar o reducir posibles atascos de vehículos en calles y carreteras. Actualmente, la DGT considera que en nuestro país existen hasta cuatro tipos de carriles que pueden cambiar el sentido a la circulación siempre y cuando las circunstancias de la vía lo requieran. Estos son: reversibles, de sentido contrario, adicionales y BUS-VAO.

Ejemplo de carril reversible en una autovía

Carriles de sentido contrario

También llamados carriles “anti-atascos”, son frecuentes en autopistas y autovías que se utilizan para entrar y salir de las grandes ciudades. Por ellos solo están autorizados a circular turismos sin remolque y motos. Para habilitarlos, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico abren pasos en las medianas para que los vehículos que circulan en un sentido puedan acceder a uno de los carriles que habitualmente utilizan los vehículos que circulan en sentido contrario. De este modo cambian el sentido a un carril y lo delimitan con una línea de conos, la cual está prohibido traspasar. Así, la zona de la vía que tendrá que soportar una mayor densidad de tráfico gana capacidad temporal y así se consigue una circulación más fluida.

Normas de circulación en un carril reversible de sentido contrario

Carriles adicionales

Este tipo de carriles, cada vez menos habituales, suelen habilitarse en vías de una sola calzada y, como mucho, con un carril por sentido. En este caso los agentes de tráfico habilitan un carril adicional o extra en el centro, por el que solo se puede circular en un sentido, “empujando” a los demás vehículos hacia los arcenes y, por tanto, permitiendo transitar por ellos. Se delimita con conos por el lado izquierdo, para separarlo de los vehículos que circulan en sentido contrario.

Al igual que en los carriles de sentido contrario, la velocidad está limitada entre 60 y 80 km/h, y es obligatorio que las luces de cruce se mantengan encendidas en todo momento.

Bicicletas, ciclomotores, vehículos especiales de más de 3.500 kg y vehículos de tracción animal, tienen prohibido circular por este carril. Tampoco pueden ser utilizados por vehículos conducidos por personas con movilidad reducida.

Carriles BUS-VAO

Los carriles Bus-VAO están diseñados para que el sentido de la circulación sea reversible y, dependiendo de las horas del día y de los días de la semana, los vehículos que circulan por ellos lo hagan en un sentido o en otro. Son carriles fijos, que no aparecen y desaparecen de la vía en función de las necesidades. Sí es cierto que, además de utilizarse en un sentido o en otro, en momentos con poco tráfico pueden estar cerrados, sin vehículos circulando por ellos.

Normas de circulación en un carril reversible BUS-VAO

Además de motos y triciclos, por un carril Bus-VAO pueden circular turismos y furgonetas con un mínimo de dos ocupantes en su interior. También lo pueden hacer autobuses con masa máxima autorizada superior a 3.500 kilogramos y autobuses articulados. La orden ministerial reguladora hace algunas excepciones y contempla que, aunque vaya un solo ocupante en su interior, pueden circular por el Bus-VAO vehículos conducidos por personas con alguna minusvalía que luzcan la señal V-15 (que hace referencia a conductores con discapacidad física).

Normas de circulación en un carril reversible BUS-VAO

Igualmente, pueden transitar por estos carriles vehículos con un solo ocupante con etiquetas ambientales CERO y ECO de la DGT, con una autonomía mínima de 40 kilómetros, además de vehículos de policía, extinción de incendios, protección civil y salvamento, y asistencia sanitaria en servicio de urgencia, al igual que los equipos de mantenimiento de las instalaciones y de la infraestructura de la vía. Taxis y coches de “carsharing” con un solo ocupante también los pueden utilizar.

Por los carriles Bus-VAO no está permitida la circulación a camiones, ni a vehículos con remolque. De este modo, los que transportan motos utilizando este método no podrán utilizar los carriles para “Vehículos de Alta Ocupación” a pesar de que en el interior del vehículo vayan dos personas o más.

Panel luminoso de una autopista

Normas en los carriles reversibles

Circular por un carril de sentido contrario al habitual es una situación de las llamadas excepcionales y, por tanto, requiere de unas obligaciones de seguridad especiales. Es obligatorio encender las luces de cruce (las motos siempre las llevan encendidas por normativa), tanto de día como de noche, y, cuando las circunstancias lo permitan, se debe mantener una velocidad superior a 60 km/h e inferior a 80 km/h. En estos momentos, los vehículos que circulan en sentido contrario por los carriles contiguos, también lo deben hacer con las luces de cruce encendidas. Y en el caso de que solo dispongan de un carril, igualmente deberán circular entre 60 y 80 km/h.

Fuente: Pons Seguridad Vial

Este tipo de carriles también se habilitan en tramos de obras en autovías o autopistas y, por tanto, los podemos encontrar en cualquier punto de la vía. En este caso está permitida la circulación a todos los vehículos que pueden circular por este tipo de vías y, por supuesto, está prohibido realizar maniobras de adelantamiento. 

¿Dónde encontramos los carriles reversibles?

Se puede decir que son la versión urbana de los carriles de sentido contrario. Se habilitan en un sentido o en el otro dependiendo de las necesidades de cada momento. Lo más habitual es que por las mañanas sean de sentido entrada a una ciudad y que por la tarde su sentido se cambie, y se haga de salida. El sentido lo indican unas luces colocadas en pórticos, que son verdes y con forma de flecha cuando el sentido de la circulación es el permitido, y rojas y con forma de “X” cuando el sentido es el contrario. Además, con un pequeño texto, advierten cuando están abiertos o cerrados.

Normas de circulación en un carril reversible adicional

Un carril reversible se distingue también porque sobre el asfalto tiene unas marcas viales características. A cada lado está delimitado por una línea discontinua doble y en el centro posee flechas con doble punta, una hacia cada sentido. Al circular por un carril de este tipo hay que llevar las luces de cruce encendidas (la multa por llevarlas apagadas es de 200 €) y la velocidad máxima es la misma que la de la vía en la que está incluido. Está prohibido invadir el carril del sentido contrario o salirse del carril hacia el lado izquierdo. Teniendo los necesarios cuidados e indicando la maniobra con los intermitentes, para entrar y salir de estos carriles siempre hay que hacerlo por el lado derecho, por el que circulan los vehículos en el mismo sentido.

Por un carril reversible puede circular cualquier vehículo que sea apto para transitar por la vía en la que se encuentra.

Comentarios

  1. Alfredo Pascual dice:

    Todo lo que se muestre, para recordar, enseñar y dar a conocer conceptos de vialidad será siempre positivo párala mejora de la circulación y utilidad de las vías, que no son realmente muy conocidas u olvidadas por no ser muy frecuentes. Magnifica esta iniciativa que seguro aumentará la atención y la seguridad en la conducción .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realizar un comentario implica la aceptación de nuestra política de privacidad

Más Box Repsol...