Vive tu moto

Cómo hacer el mantenimiento de las partes sensibles de tu moto

7 minutos

Tras los últimos consejos para comprobar y mantener los neumáticos, los frenos y las luces de tu montura, vamos a hacer un repaso ahora a algunas de las operaciones debemos realizar para mantener nuestro propulsor, transmisión y suspensiones en perfectas condiciones de uso.

Motorista desmontado
Cómo hacer el mantenimiento de las partes sensibles de tu moto

Mantenimiento de motor

· Revisión de niveles cada 15 días
· Cambio de aceite anual.

El corazón de nuestra moto requiere una minuciosa atención si queremos que siga llevándonos a nuestro destino con las mayores garantías de seguridad y longevidad.

El punto más crítico de un motor es su lubricación. El lubricante debe ser el adecuado para nuestro propulsor. Para ello deberemos consultar nuestro manual de usuario, donde nos vendrán indicados los diferentes grados de viscosidad (SAE) que podemos utilizar, así como la calidad mínima que deberá tener este.

Igualmente, los plazos de sustitución también vendrán indicados en la tabla de mantenimiento.

Por norma general, el aceite debe cambiarse según modelos entre los 4.000 y los 6.000 Km en scooters y entre 8.000 y 12.000 en motos de gran cilindrada. El filtro hay que sustituirlo cada dos cambios de aceite como mínimo, si bien nunca está de más cambiarlo con la misma frecuencia que el lubricante dado su bajo coste. Algunas motos carecen de filtro y llevan en su lugar un tamiz metálico que hay que limpiar.

El nivel debe ser comprobado de forma periódica, cada 15 días como poco, ya que llevar este por debajo del mínimo puede suponernos una avería muy seria en el motor.
Dependiendo de nuestro modelo, podemos comprobarlo mediante una pequeña ventana lateral en la parte inferior del propulsor o mediante una varilla situada en el tapón de llenado del lubricante.

Si vas a cambiar el aceite tú mismo, recuerda hacerlo con el aceite caliente para que este evacue bien. Utiliza el aceite adecuado para tu moto y desecha el viejo en los puntos verdes habilitados para ello. Además, si tu filtro es de tipo metálico, al apretar el nuevo hazlo sólo con la mano, sin utilizar herramientas y habiendo lubricado previamente la junta con un poco de aceite nuevo.

Mantenimiento de la refrigeración

Si nuestra montura cuenta con sistema de refrigeración por aire no tendremos mayor problema, dado que con una revisión visual de los aletines de refrigeración será suficiente. Pero si tenemos un modelo de refrigeración líquida hay varios puntos a los que prestar atención.

En primer lugar, el nivel del líquido refrigerante, que deberemos comprobar cuando miremos el del lubricante cada 15 días. Su sustitución se debe realizar a los dos años.

Se debe prestar atención también a varios de los elementos del sistema. Empezando por el radiador, que puede estar situado en la parte frontal o en el lateral de la moto. Comprobaremos que las rejillas no tienen residuos acumulados y que no se aprecien fugas. Pasaremos luego a examinar el ventilador. Debemos asegurarnos de que las aspas se encuentran en correcto estado y en el caso de tener uno eléctrico, que se ponga en funcionamiento al calentarse el propulsor.

Finalmente, se comprueba también el estado de los manguitos, asegurándonos de que en las uniones no existen fugas y que están blandos sin fisuras o roturas.

Mantenimiento de otros elementos del motor

Otro punto importante en el motor es el sistema de encendido. Las bujías deben ser comprobadas cada 24.000 km y sustituidas cada 48.000 Km. Al igual que en el resto de operaciones, lo ideal es comprobar estos datos en nuestro manual ya que, dependiendo del tipo de bujía, estas distancias pueden variar.

El último punto que debemos asegurarnos de que esté en correcto estado es el filtro de aire de la admisión. Un filtro obstruido o muy sucio hará que nuestra moto consuma más y pierda potencia, pudiendo, además, causar una avería en el motor. Lo habitual suele ser sustituirlo entre los 18.000 y los 24.000 Km. Si dispones de un filtro de espuma, estos se pueden lavar y reutilizar tras humedecerlos en aceite, pero asegúrate de que no esté dañado.

Mantenimiento de la transmisión

· Comprobación y engrase cada 1.000 Km
· En scooters: cambio de correa cada 24.000 Km

Tendremos que prestar atención a diferentes cosas dependiendo de si nuestra montura es una moto de marchas con cadena, correa o un scooter automático. Igualmente podemos tener un modelo con transmisión por cardan, que facilita mucho el mantenimiento.

En el caso de tener una moto de marchas con cadena, deberemos comprobar la tensión y el estado de esta, así como de plato y piñón cada 1.000 Km, limpiando y lubricándola, así como tensionándola si fuera necesario. En caso de rodar en condiciones de lluvia, es recomendable que realicemos esta operación de forma más habitual.

Hay que cerciorarse de si nuestra caja de cambios utiliza el mismo lubricante que el propulsor o lo lleva por separado. En este último caso, se recomienda su sustitución cada dos años.

Para los scooters, la correa trapezoidal debe examinarse, por norma general cada 12.000 Km junto al embrague y variador y se recomienda su sustitución a los 24.000 Km. A los dos años se debe cambiar el lubricante del grupo final.

El embrague en motocicletas de marchas se recomienda examinarlo cada 12.000 Km, y tan solo habrá que sustituirlo cuando veamos que está al cerca del final de su vida útil.

Mantenimiento de las suspensiones

· Comprobación cada mes
· Cambio de aceite cada dos años

La suspensión de nuestra montura nos permite aprovechar al máximo el agarre de nuestros neumáticos y está sometida constantemente a diversas fuerzas y movimientos que pueden ocasionar holguras y fugas de aceite.

La comprobación básica es visual, tan solo necesitamos comprobar que nuestra horquilla y amortiguadores no pierden líquido y que los sellos no están cuarteados.

Cada 12.000 Km se recomienda una inspección más a fondo. Buscaremos posibles holguras en los elementos, tratando de mover estos en todas direcciones y prestando atención a los ruidos que pueden originase en esta operación. También comprobaremos el estado de los rodamientos y lubricación de la dirección.

A los dos años conviene revisar el estado del aceite en la horquilla y su sustitución en caso necesario, recuerda que unos retenes en buen estado ayudarán a conservarlo en las mejores condiciones.

Con la moto en carretera cerciórate de que esta circula sin hacer movimientos extraños y que al frenar o acelerar enérgicamente, no hay un hundimiento excesivo en ninguno de los dos ejes.

Comentarios

  1. Diego Cortez Cortez dice:

    Muy buenas e interesantes estás instrucciones, son muy amables , al hacer estás publicaciones, muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realizar un comentario implica la aceptación de nuestra política de privacidad

Más Box Repsol...