Tecnologia

Modos de carga para una moto eléctrica

Te explicamos cómo cargar una moto eléctrica, además de las diferentes opciones que existen para llevar a cabo dicho proceso

Modos de carga para una moto eléctrica

Por norma general, la autonomía de una moto eléctrica ronda los 60 kilómetros, pudiéndose superar dicho límite según el modelo de la moto eléctrica que se conduzca. Y agotada dicha autonomía, llega el momento de la necesaria carga de la moto eléctrica, que ofrece dos opciones:

  • Utilizar puntos de carga públicos: España cuenta con más de 7.000 puntos de carga públicos.
  • Cargar la moto eléctrica desde casa: partiendo de que algunas baterías son extraíbles, solo necesitas conectar el cable de carga a un enchufe doméstico de 220 voltios.

Otras cuestiones a tener en cuenta son el tiempo que tarda en cargar la moto eléctrica y el gasto económico que supone dicha carga. Cuestiones que abordaremos a continuación en función de la opción de recarga que se elija.

Cargar una moto eléctrica en puntos de carga públicos

Diversos puntos de recarga se encuentran repartidos por las ciudades e incluso en los aparcamientos de centros comerciales y hoteles. Por su parte, Repsol cuenta con 350 de estos puntos, disponiendo de la mayor red de puntos de carga rápida en estaciones de servicios en España. Red que también cuenta con un plan de expansión que pretende llegar a los 1.000 puntos de recarga.

Cabe destacar que en lo relativo al tiempo que tarda en cargar una moto eléctrica desde este tipo de puntos hay que valorar la capacidad del depósito y del caudal que proporcione la manguera, además de la capacidad de la batería, de la potencia del cargador y del nivel de carga del que disponga la batería en el momento de enchufarse. Por lo general, el tiempo de una carga completa ronda las 4 horas.

Pese a todo, Repsol cuenta con puntos de recarga rápida que ofrecen una potencia de entre 40 y 50 kilovatios (kW) de potencia que completa la carga de una moto eléctrica en 30 minutos; y también con puntos de recarga ultra-rápida, de 175 a 450 kW de potencia, que en apenas 15 minutos carga al 100% la batería de una moto eléctrica. Otro punto a favor sobre este tipo de carga es el hecho de que algunas baterías de las motos eléctricas sean extraíbles, lo que facilita el proceso de carga.

Y con respecto al precio que supone esta clase de carga, de nuevo hay que realizar una estimación en función del modelo de la moto eléctrica ya que puede contar con diferentes tipos de energía y potencia en sus respectivas baterías.

De ahí que haya que recurrir a una fórmula para calcular el gasto total. Este cálculo se basa en multiplicar el voltaje y el amperaje de su batería y su resultado hay que volver a multiplicarlo por el precio que ofrece cada compañía por kW/h. Así, nos haremos una idea del precio que tiene la carga de una moto eléctrica por kW/h.

Cargar una moto eléctrica desde casa

En caso de optar por cargar la moto eléctrica desde el garaje de casa, hará falta un enchufe doméstico de 220 voltios.

Aquí el tiempo que puede tardar la batería en cargarse de forma completa suele rondar entre 4 y 6 horas, mientras que el precio que conlleva depende del servicio de luz y gas que se tenga contratado, tal y como ofrece la propia Repsol.

Con todo, existe la posibilidad de instalar un punto de carga en la misma casa y así proteger la red eléctrica. Para estos casos es aconsejable elegir un cargador adecuado para las características de la moto eléctrica y también escoger el lugar en base a que satisfaga las necesidades requeridas.

De este modo, se puede instalar un punto de recarga en un garaje privado de una vivienda unifamiliar, cuyo precio de instalación partiría de los 250 euros, y en la plaza de un garaje comunitario, cuyo coste superaría los 300 euros, opción que también está disponible para empresas.

Consejos para alargar la vida de la batería

Independientemente de la opción de carga a la que se recurra, el mantenimiento de las baterías es otro punto a tener en cuenta, ya que con el tiempo la propia moto exige su recambio.

Algunas de las formas en las que se pueden cuidar estas baterías para que duren más tiempo pasan por:

  • Hacer un ciclo de carga completa al menos una vez al mes: se trata de una estimación aproximada y consiste en agotar por completo la batería de la moto eléctrica para después cargarla al 100%. De esta forma los expertos consideran que se alarga la vida útil de su batería.
  • No dejar la moto conectada tras alcanzar el 100% de carga: los propios fabricantes señalan que esta sobrecarga durante largos periodos de tiempo repercute de manera negativa en el rendimiento de la batería.
  • No cargarla de forma completa si no se va a utilizar en un tiempo: para esos casos, lo ideal es dejarla cargada hasta un 60%.
  • No permitir que se sobrecaliente: se recomienda proteger la moto eléctrica de la incidencia directa del sol cuando no se use puesto que las altas temperaturas pueden deteriorar la vida útil de su batería.

De este modo, puedes comprobar que cargar una moto eléctrica es un proceso sencillo para el que solo tienes que tener en cuenta las características técnicas que ofrecen los diferentes modelos de este tipo de motos, y valorar la mejor opción para recargar su batería en función del acceso a la infraestructura necesaria para realizar dicha carga y del tiempo y el coste que esta supone.

Otras características a tener en cuenta

Nunca está de más recordar que una moto de estas características va propulsada por electricidad. Para ello, cuenta con una batería, habitualmente de litio, que a su vez transmite energía al motor eléctrico, produciendo en última instancia el arranque y movimiento de la moto.

Si bien una moto eléctrica goza de cierta autonomía, es decir, la capacidad que tiene su batería de suministrar energía eléctrica sin necesidad de tener que cargarse, al cabo de una determinada cantidad de kilómetros recorridos la carga de esta batería se agota, provocando que la moto se detenga y no pueda volver a funcionar hasta que se cargue de nuevo.

A su vez, la autonomía de una moto eléctrica varía en función de numerosos factores que ayudan a ahorrar carga de su batería o, por el contrario, motivan que se gaste más rápidamente. De esta forma, el peso del conductor y de sus pertenencias, las condiciones en las que se encuentra el terreno por el que pasa la moto eléctrica, las inclemencias climatológicas, la capacidad que posee la batería en términos de vatios, la potencia del motor y la velocidad que se alcance, influyen a la hora de que se pueda aprovechar durante más o menos tiempo de la autonomía de la moto eléctrica.

Volver arriba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realizar un comentario implica la aceptación de nuestra política de privacidad