Tecnologia

Baterías de gel, litio o plomo ¿Cuál es el mejor tipo de batería para moto?

10 minutos

Conoce los distintos tipos de batería que podemos montar en una moto y qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir una

Mecánico con una batería de moto
Baterías de gel, litio o plomo ¿Cuál es el mejor tipo de batería para moto?
Mecánico con una batería de moto

Las baterías de una moto no son eternas y, antes o después, se descargan. Es posible recargarlas, pero tarde o temprano va a llegar el momento en el que tengamos que sustituirlas. Entonces será fácil que dudemos a la hora de elegir la que más nos convenga, pero vamos a intentar ayudarte para que elijas la opción que más te conviene.

La batería de una moto forma parte de la instalación eléctrica de una moto y entra dentro de lo que son los consumibles, es decir, los elementos que se van desgastando con el uso, como pueden ser neumáticos, cadena o pastillas de freno, entre otros, y que cada cierto tiempo hay que sustituir. Además, al contrario que otros elementos, la vida útil de una batería no se puede predecir y depende de distintos factores que, cuando se alinean, te pueden dejar tirado sin avisar. En estos casos, puede que consigas ponerle remedio para salir del paso, pero lo cierto es que cuando una batería avisa, hay que hacerle caso y buscarle una sustituta con rapidez.  

Diferentes tipos de batería de moto

Lo que está claro es que las baterías para moto no son eternas y su vida depende mucho de sí utilizamos la moto con asiduidad o de si, por el contrario, hacemos un uso esporádico de ella y permanece parada durante espacios prolongados en el tiempo. Por tanto, se puede decir que la vida útil de una batería es una incógnita y aunque se pueden tener ciertos cuidados para que dure más tiempo, en ocasiones no avisa y puede desfallecer de un día para otro. Cuando ocurre esto, debemos actuar y sustituirla por una nueva, y es entonces cuando nos pueden surgir dudas acerca de qué tipo de batería es el mejor para nuestra moto.

Lo más importante a la hora de elegir una batería para moto es que sea compatible con la marca y el modelo de nuestra moto, e incluso con el año de fabricación. Montar una batería inadecuada puede traducirse en problemas e incluso puede llegar a producir daños en algunos de los componentes.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir una batería para moto?

Lo primero y más importante son las medidas exteriores. Existen baterías de características similares en cuanto a rendimiento, pero con dimensiones distintas y, por tanto, lo más probable es que no encajen correctamente en el hueco habilitado en nuestra moto para este fin. El espacio que hay en una moto para alojar la batería suele ser reducido, por lo que es importante verificar con precisión que las medidas de la batería nueva sean compatibles con las del hueco. Lo más fácil para acertar con la compra es comprobar las medidas de la batería vieja.

Tipos de baterías para moto

Otro aspecto muy importante es que coincida la polaridad de los bornes, lo que equivale a decir que el positivo y el negativo estén colocados en el mismo sitio que en la batería que vamos a sustituir. Lo más habitual en las motos es que los cables de conexión tengan las medidas ajustadas para un modelo de batería, y si los bornes intercambian sus posiciones, lo más probable es que no se puedan conectar.

Batería de moto

Igual de importante es fijarse en la intensidad de arranque o corriente de arranque en frío, también conocida como CCA (Cold Cranking Amps). Esta indica la corriente máxima que puede llegar a ofrecer y, por ello, cuanto mayor es la cifra, más fácil y rápida será la puesta en marcha del motor.

Una vez que tengamos todas estas cosas claras, a la hora de elegir una batería para moto existen tres alternativas en cuanto a la tecnología que incorporan. Para elegir una de ellas, además del precio, también deberemos tener en cuenta el tipo de moto que tenemos y el uso que le vamos a dar.

Tipos de batería de moto

¿Cuáles son los distintos tipos de batería que podemos montar en nuestra moto?

Baterías de plomo ácido para moto

La opción más habitual es la batería de plomo-ácido. Es la más tradicional y la más utilizada desde hace muchos años, pero no por ello es la más indicada. Aunque son las más fabricadas y, en consecuencia, las más fáciles de encontrar, tienen la desventaja de que son las más pesadas y también las más perjudiciales para el medio ambiente, pues el ácido sulfúrico que incluyen es muy reactivo. A su favor hay que decir que suelen ser duraderas y las más económicas, y además soportan bien periodos de inactividad. Este tipo de baterías, también denominadas de electrolito líquido, requieren verificar el nivel del ácido de vez en cuando y rellenar en caso necesario. Para ello el recipiente que las contiene suele ser transparente en gran medida y cuenta con tapones a rosca. Popularmente se dice que cuanto más pesada, mejor es una batería de este tipo, pues esto equivale a que incluye más plomo en su interior.

Batería de moto de plomo ácido

Con respecto al ácido sulfúrico, comentar que es un líquido que actúa como conductor y transporta los iones eléctricos entre las distintas placas de plomo –positivas y negativas– que existen dentro de una batería. También es necesario tomar los necesarios cuidados al manipularlo, pues en el caso de entrar en contacto con nuestra piel, puede producir ardor y escozor.

Baterías de litio para moto

El segundo tipo de batería para moto, es la batería de litio. Es la elección más cara, pero tiene ventajas claras como son el menor peso –hasta cuatro veces inferior al de una batería de plomo-ácido–, la elevada capacidad de arranque en frío y la recarga rápida. Su bajo peso las hace ideales para motos de competición, en las que este tema se mira mucho. Por otro lado, es cierto que la oferta de baterías de litio no es tan amplia como la de otros tipos. Otro aspecto destacable de las baterías para motos de litio es que son más respetuosas con el medio ambiente y de ahí que su envase generalmente sea de color verde.

Batería  de moto de litio

Baterías de gel para motocicleta

La tercera alternativa son las baterías de gel o de electrolito inmovilizado. Son también baterías de ácido que están reguladas por una válvula VRLA (Valve Regulated Lead Acid), pero en su caso están selladas herméticamente y, por tanto, no requieren mantenimiento. Están fabricadas con celdas similares a las baterías de plomo-ácido y el recipiente que las contiene suele ser opaco. El electrolito que incluyen es una solución de ácido sulfúrico en forma de gel, lo que permite que se puedan colocar en distintas posiciones, incluso tumbadas. Gracias a esta característica no derraman ácido en caso de caída o accidente. Son más caras que las baterías de plomo-ácido, pero sin llegar a los precios de las de litio.

bATERÍA DE FEL

Aunque menos conocidas, existe una evolución de las baterías de gel que se denominan AGM (Absortion Glass Material), también llamadas baterías secas. Esto se debe a que entre sus celdas incluyen separadores de fibra de vidrio que absorben el ácido, un aspecto que hace que sufran menos con los golpes. Tanto las baterías de gel, como las de tipo AGM, soportan muy bien usos continuados y exigentes, aunque hay que ser cuidadosos con ellas y no dejar que se queden sin carga. En este caso pueden llegar a dañarse y entonces hay que sustituirlas por una nueva. Otra ventaja de las baterías de gel para moto es que ya vienen preparadas para montar cuando las compramos. En el caso de las de plomo-ácido, el ácido sulfúrico viene en un bote aparte, y hay que verterlo y repartirlo debidamente entre las distintas celdas. En todos los casos se recomienda recargar las baterías antes de montarlas. De este modo prolongaremos su vida útil.

Batería de moto de gel AGM

Y ahora, ¿qué tipo de batería es el que debo elegir?

La verdad es que no es fácil responder a esta pregunta, pero podemos orientarte para que elijas la batería que mejor se adapte a tu tipo de moto y a tus necesidades. Si eres piloto o posees una moto deportiva que utilizas en circuito, está claro que una batería ligera de litio es la mejor opción.

Motero rodando por circuito con una Honda

Si le das a tu moto un uso ocasional y se pasa mucho tiempo parada, especialmente en invierno, lo mejor es escoger una batería de características similares a la original y ayudar a que se mantenga con un cargador “mantenedor”, aunque para ello deberemos disponer de un enchufe cerca de donde la dejemos “aparcada”.

Baterías de moto con enchufe

Si por el contrario eres viajero y utilizas la moto durante todo el año, lo más aconsejable es una batería de gel e incluso de tipo AGM. Las motos de turismo o trail acostumbran a montar baterías de tamaño considerable para alimentar sin problemas dispositivos electrónicos, faros supletorios o prendas calefactables, y para momentos de alta exigencia las baterías citadas son las más adecuadas.

Motero conduciendo una moto trail, Honda Africa Twin

En el caso de que tengas un scooter y no lo utilices muy a menudo, la batería de litio puede ser una buena opción. Un scooter no se puede arrancar “a empujón”, y en algunos modelos la batería está escondida y para acceder a ella hay que desmontar una buena parte de la carrocería. Especialmente en los meses más fríos y como has podido leer, las baterías de litio ofrecen una mayor capacidad de arranque.

Hombre conduciendo una Honda

Comentarios

  1. Miguel Angel dice:

    La batería de Litio, la tengo….0 problema.

  2. JOSEP dice:

    También hay baterías de plomo ácido sin mantenimiento, selladas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realizar un comentario implica la aceptación de nuestra política de privacidad

Más Box Repsol...