Tecnologia

Cómo elegir la talla perfecta para tu casco de moto

8 minutos

El casco es el elemento de seguridad más importante. Pero no sirve de nada sino sabes elegir el casco adecuado. ¿Cómo debe quedar un casco de moto?

Marc Márquez sujetando dos cascos
Cómo elegir la talla perfecta para tu casco de moto

Seguro que te ha pasado más de una vez: estás en la tienda viendo cascos y te enamoras de uno en particular. El problema es que tienes la sensación de que te queda algo grande. Sin embargo, te gusta tanto que incluso así decides comprártelo, sin tener en cuenta la importancia de elegir bien la talla de casco de moto.

Pues léete con toda atención este artículo en el que te enseñamos a conocer las medidas de un casco de moto para que puedas comprar siempre la talla adecuada

Además, también te vamos a explicar cómo probarte el casco, las equivalencias de tallas de casco de moto y los posibles problemas de no comprarte un casco de tu talla. 

Equivalencias tallas de casco para moto

Al igual que sucede con la ropa, los cascos de moto tienen que adaptarse a la complexión de cada motorista. Por eso se fabrican en distintas tallas. 

Sin embargo, aquí te puedes encontrar con un problema: no hay un estándar en lo que a tallas se refiere. Por lo tanto, cada fabricante puede producir los cascos con las medidas que considere oportunas. 

Con esto, queda claro que no debes comprarte nunca un casco sin haberlo probado antes.  

Pero para que tengas una referencia, vamos a darte una guía genérica de equivalencias de tallas de casco de moto, en función de los diferentes tamaños de cabeza:

  • Talla XS: contornos de cabeza entre 53 y 54 centímetros. 
  • Talla S: para contornos entre 55 y 56 centímetros. 
  • Talla M: para cabezas con medidas entre 57 y 58 centímetros. 
  • Talla L: cabezas con contornos entre 59 y 60 centímetros. 
  • Talla XL: para cabezas con medidas entre 61 y 62 centímetros. 
  • Talla XXL: cabezas con un contorno de 63 centímetros. 
  • Talla XXXL: para un contorno de cabeza de 64 centímetros.

Aunque ahora vamos a profundizar más acerca de cómo saber la talla de casco de moto, sí que es conveniente que sepas que cuando el contorno de tu cabeza se encuentra entre dos tallas diferentes lo mejor es que te decantes por la talla más pequeña.

Cómo saber la talla para tu casco de moto

Ya te hemos explicado que antes de comprar un casco de moto es conveniente que vayas a una tienda especializada y te lo pruebes. 

Y debes hacerlo con suficiente tiempo y paciencia, ya que las sensaciones iniciales al meterte el casco en la cabeza no son las mismas que se notan minutos después. 

Esto quiere decir que debes dedicar el tiempo necesario para saber si el tamaño de casco de moto que deseas adquirir es realmente el idóneo para tu cabeza

Ya no solo por una cuestión de comodidad, sino también por seguridad. Recuerda que un casco que no se ajuste bien a tu fisonomía no va a proporcionarte la protección necesaria en caso de accidente. 

Así que a continuación vamos a darte unos consejos para que descubras cuál es la talla del casco de moto que más te conviene.

1. Mídete la cabeza

Antes de empezar, como es lógico, debes medirte la cabeza. De esa manera podrás hacerte una idea de cuál es el que te conviene según la equivalencia de tallas de casco de moto del fabricante. 

Para medirte la cabeza, lo mejor es usar una cinta métrica de sastre, que es flexible y se adapta mejor a la fisonomía de tu cabeza

Si no cuentas con una cinta de sastre, puedes medir el contorno de tu cabeza con una cuerda y luego extrapolar esa medida a una cinta métrica rígida o a una regla. 

Recuerda, además, que para tomar la medida de tu cabeza es mejor que alguien te ayude. De esa manera, la medición será más precisa, ya que es fácil equivocarse o no pasar la cinta métrica por las partes de la cabeza adecuadas.  

De lo que se trata es de medir el contorno de tu cabeza por la parte más ancha de la misma. Para ello, coloca la cinta métrica sobre tu frente hacia atrás. Y pásala por encima de las orejas. 

Se trata de hacerlo de la manera más horizontal posible, para que no se produzcan errores. Y debes hacerlo rodeando la cabeza al completo, para conocer con precisión cuánto mide el contorno de tu cabeza. 

Partes de un casco

2. Pruébate el casco

Una vez que sabes cuánto mide tu cabeza ya puedes consultar la tabla de equivalencia de tallas de casco de moto. 

Imagina, por ejemplo, que tu cabeza tiene un contorno de 57,5 centímetros. En ese caso, deberías pedir en la tienda que te muestren cascos de la talla M. Aunque ya sabes que el tallaje puede diferir de un fabricante a otro. Por eso es tan importante probarse el casco antes de comprarlo. 

El casco debe colocarse con firmeza en tu cabeza, sin holguras, tirando de la mentonera hacia abajo. Una vez que te lo hayas puesto, ata la correa de la barbilla y comprueba si hay espacio para meter dos dedos entre el casco y la mandíbula. 

Una vez que tengas puesto el casco en la cabeza, comprueba lo siguiente: 

  • Siente la presión que el casco ejerce sobre toda tu cabeza: el casco no debe entrar holgado, sino que debe presionar suavemente tu cara y cabeza. La clave es que notes esa leve presión, pero sin que apriete tanto que te deje marcas rojas en la cara. 
  • Nota el contacto con las mejillas: debes sentir el acolchado del casco sobre tus mejillas, sin que te produzca dolor. Las mejillas deben moverse cuando el casco lo haga. Sobre todo porque, a medida que lo vayas usando, el acolchado perderá consistencia y se pueden producir holguras no deseadas. 
  • Mueve lateralmente el casco agarrándolo desde el mentón: la cabeza debe moverse con el casco. En caso de que sea una talla más grande que la tuya, al mover el casco lateralmente este se moverá sin que tu cabeza acompañe el movimiento.

3. ¿Cómo sabemos si es la talla correcta?

Ahora que tienes el casco puesto y que está bien ajustado, debes comprobar si es la talla correcta. 

Por eso es necesario que te mantengas un rato con el casco puesto para ver si estás cómodo con él. 

Puedes hacer movimientos con la cabeza para ver si la sujeción de la barbilla te aprieta mucho o está demasiado holgada. 

Y también puedes pedirle a alguien que intente quitarte el casco de la cabeza tirando del mismo desde la parte trasera. Sabrás si es tu talla cuando al hacer eso el casco no termina fuera de tu cabeza. 

Recuerda que si en la tienda un casco sale de tu cabeza cuando te dan un tirón, lo más probable es que lo pierdas también en caso de accidente.  

La clave final para saber si el casco es de tu talla o no es que este debe «formar parte de tu cabeza» sin que esté demasiado suelto o te apriete más de la cuenta. 

Problemas de elegir mal la talla del casco

Queda claro que elegir mal la talla del casco puede producir problemas de seguridad y comodidad

Por eso es importante que dediques el tiempo necesario a analizar las tallas de casco de moto que mejor se adaptan a tu morfología. 

Si no encuentras las medidas del casco de moto para tu cabeza, no cometas el error de comprarte uno de otra talla que no sea la tuya. 

A modo de resumen, estos son algunos problemas de usar una talla de casco de moto que no es la tuya: 

  • Ausencia de protección efectiva: si el casco te queda grande, en caso de accidente el casco puede desplazarse o salirse de tu cabeza. Y eso te podría producir graves lesiones. 
  • Falta de comodidad: si llevas un casco demasiado pequeño, estarás incómodo. Y eso va a hacer que estés más pendiente de tu confort que de la conducción de la moto. 
  • Campo de visión reducido: si el casco no se ajusta bien a tu cabeza es probable que tu campo de visión empeore, con lo que el riesgo de accidente va a aumentar considerablemente. 
  • Exceso de ruido aerodinámico: si no se ajusta bien el casco a tu cabeza va a entrar más ruido del exterior, con lo que el confort de marcha va a ser mucho peor. 
  • Fatiga del cuello: en un trayecto largo un casco que no se ajusta correctamente a la cabeza puede producir cansancio muscular en la zona cervical, ya que tendrás que esforzarte todo el rato por mantener la cabeza en la posición correcta. 
  • Dificultad para meterse el casco: un casco demasiado pequeño es muy complicado de poner y de quitar. Incluso puede hacerte daño en algunas partes de la cara. 

Compra, pues, un casco debidamente homologado (norma europea ECE22, para España es la E9), y, ante todo, es fundamental huir del “todo a cien”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realizar un comentario implica la aceptación de nuestra política de privacidad

Más Box Repsol...