Tecnologia

5 trucos que mejoran tu moto y quizás no sabías

3 minutos

Te dejamos unos trucos para disfrutar más de tu moto.

Imagen de una moto en un taller de reparación
5 trucos que mejoran tu moto y quizás no sabías

Compartimos unos trucos para disfrutar más de tu moto.

1.- ¡Revisa la presión de tus neumáticos!

Te sorprendería hasta qué punto “olvidarse” de comprobar a menudo que los neumáticos estén a la presión adecuada puede comportar grandes problemas de puesta a punto.

Suele ocurrir que debido al inevitable “deshinchado” progresivo, pero muy lento, de ambas gomas, nos vamos acostumbrando a que el tacto de la rueda delantera sea remolón y la dirección se vuelva perezosa.

Igualmente, la rueda posterior se hunde al abrir gas y la moto “flamea” tanto en aceleración como en apoyo en las curvas, de forma que la moto pierde estabilidad, y se vuelve muy imprecisa. Antes que acudir a tu mecánico quejándote de que “mi moto no va bien”, pásala por el manómetro en tu estación de servicio Repsol.

2.- Un kit de suspensión delantera.

Existen en el mercado kits alternativos (distintos muelles, valvulados de amortiguación hidráulica, aceites de mejor calidad) que mejoran la suspensión delantera de tu moto, y que pueden darle a tu moto la consistencia en las frenadas, y la respuesta ante los baches y terrenos difusos, que necesitas para mejorar su comportamiento en conducción deportiva.

Te sorprendería como la eficacia de tu motocicleta puede ir mucho más allá de las posibilidades de reglaje, si los tiene, que permite la horquilla que lleva de serie.

3.- Una pequeña cúpula.

Si tu moto es una naked, y no equipa ninguna clase de carenado que te proteja del aire sobre todo a alta velocidad, puedes regalarle una pequeña cúpula plástica con soportes genéricos o directamente adaptados al modelo de tu moto.

Aunque el hecho de que esté anclada directamente al manillar en lugar de al chasis –es decir, mediante una “araña”- limite de alguna manera su tamaño (demasiada resistencia al aire sobre el plástico puede afectar la direccionabilidad de la moto), en largos trayectos en autopista y nacional seguro que lo agradecerás porque este pequeño truco hará tu moto mucho más cómoda.

4.- ¿Cambiar el escape?

La tentación de cambiar el silencioso de serie de tu moto para montar un escape especial, más abierto, de carreras, y que haga un ruido de competición, no siempre es sinónimo de mejorar efectivamente sus prestaciones.

Piensa que tu moto está “configurada” –ya no se puede hablar de “carburada”, está claro- de inyección y de distribución, y sobre todo de electrónica, para su escape original.

Cambiar sólo el silencioso por otro más abierto, sin adecuar su “centralita electrónica” a la nueva “respiración”, no siempre mejora la potencia real de tu moto, por mucho que “mejore” su ruido.

Detalle del tubo de escape de una moto
Foto: Pixabay.com

 5.- Latiguillos metálicos

Los latiguillos, es decir, los conductos que unen la bomba de freno y las pinzas desde las que las pastillas “muerden” los discos, suelen ser tradicionalmente de material mixto, y combinan un conducto metálico con una cubierta externa de goma.

Así, no siempre son todo lo “inextensibles” que debieran ante las grandes presiones internas del líquido hidráulico de frenos, y esto procura un tacto al apretar la maneta que no siempre es todo lo preciso que podrías desear.

Cambiar los latiguillos por unos metálicos ofrece una mejor conexión entre la presión que aplicas a la maneta y la frenada obtenida.

¿Y los tuyos? ¿Cuáles son? Comparte tus trucos con nosotros.

Foto de cabecera: Pixabay.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realizar un comentario implica la aceptación de nuestra política de privacidad

Más Box Repsol...