Vive tu moto

Los 10 consejos para novatos a la hora de subir a una 125cc

6 minutos

Si planeas usar el carnet B para conducir una 125 cc por primera vez, tenemos una lista de realidades que deben tener en cuenta los que nunca se han examinado de una licencia específica para motos. ¡Ahí van!

un motero posando con su nueva Honda de 125cc
Los 10 consejos para novatos a la hora de subir a una 125cc

10 consejos para conducir una moto 125cc para principiantes

1.- Refresca tu conocimiento del código de circulación.

Se supone que conoces lo referente a motos porque en su momento aprobaste el examen teórico para obtener el permiso B, pero no te vendrá nada mal hacer un profundo repaso para ponerte al día sobre los derechos y obligaciones de los vehículos de dos ruedas porque también deberás superar una prueba teórica específica de motos.

Toma clases prácticas en una autoescuela si no cuentas con ninguna experiencia. Sin embargo, si tienes el carnet B con más de tres años de antigüedad, no tendrás que realizar ninguna prueba. En uno u otro caso, tu experiencia en ciclomotor en la adolescencia puede que tampoco sea suficiente. Las actuales 125 son mucho más veloces y capaces en todos los sentidos. Lo tendrás más fácil, pero deberás acostumbrarte.

2.- Equípate correctamente

Si te vas a subir a una moto sin experiencia, qué menos que emplear el equipamiento personal adecuado. Déjate aconsejar al respecto por un profesional. El equipo mínimo incluye casco homologado, chaqueta y guantes. ¿Conducirías una moto descalzo? No, ¿verdad? Pues lo mismo para las manos, ¡ponte guantes! Si vas a utilizar tu 125 en clima frío o lluvioso, el pantalón de motorista o una manta para scooter puede ser tu salvación.

3.- Bajo el asiento

Hay que estar mínimamente preparado sea cual sea tu vehículo y, bajo el asiento de tu scooter, no debe faltar el manual de usuario para detectar rápidamente el origen de cualquier avería menor (un fusible, por ejemplo). Un pequeño pero competente antirrobo y un chubasquero tampoco está de más.

Si tu scooter no cuenta con toma de corriente para cargar el móvil, añade una batería independiente. También un gel para asearte las manos. Cada elemento debe estar bien protegido bajo el asiento. Si no lo haces así, los golpes entre objetos y roces con las paredes del compartimiento supondrán un deterioro prematuro del revestimiento interior.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Jamie Kelly (@rootssurfcraft)

4.- Sé consciente del peso

Aunque también tenga dos ruedas, una moto pesa mucho más que una bicicleta. Esta es la primera realidad respecto a aquellos ciclomotores que solías disfrutar hace muchos años y a la que debes acostumbrarte. Recurre a la pata lateral o el caballete para estacionar, ambos elementos se accionan con maña y no hace falta fuerza. Lo mismo en marcha, más peso supone más inercia.

No dejes que una moto te lleve cuando debe ser siempre al contrario. No llegar bien al suelo con los dos pies no te limita para disfrutar al máximo de una moto y circular seguro con ella. Conocemos motoristas de 1’50 metros de estatura que se desenvuelven de maravilla sobre motos trail de gran cilindrada. Solo hay que estar despierto y anticiparte a cada movimiento.

5.- Y del lugar que ocupas

Ahora que circulas sobre dos ruedas, comprobarás que tu vehículo cabe con holgura en los espacios a los que antes no podías acceder tu coche. Mantén la distancia en todas las direcciones respecto a los automóviles. Con algo de práctica, conseguirás leer las intenciones de los demás conductores por su mirada a través de sus espejos retrovisores.

6.- Conduce sin dudar

Las dudas en la conducción o una velocidad excesivamente baja evidenciarán que algo no estás haciendo bien. Presta suma atención a la calzada, el tráfico y el itinerario que debes seguir. Los cambios de dirección en el último momento no traen nada bueno en moto. Señaliza bien cada movimiento, es una de las pocas herramientas que tienes ahora que circulas en un vehículo más vulnerable.

7.- Defiende tu espacio

No pienses que ayudas a la circulación cuando en tu pequeña moto ocupas la parte derecha del carril que te corresponde. Precisamente, eso puede tentar a un coche a ocupar el espacio que te pertenece, tanto en marcha como parado en un semáforo. Aunque no está bien visto, si ocupas el espacio sobre la línea que delimita dos carriles, que sea para ganar terreno o salir primero del siguiente semáforo.

8.- No te fíes de los coches

Ya sabemos que hasta hace poco eras uno de ellos, pero es muy importante que no confíes en la maniobra de un automóvil, estate atento a cualquier imprevisto. No te va a perjudicar adrede, eso desde luego, pero el enorme número de coches en circulación incluye estadísticamente un buen puñado de conductores realmente despistados.

9.- Tampoco te emociones

Has llegado al asfalto y siguiendo todos nuestros consejos sin incidentes, pero ahora viene un momento realmente importante. No creas que eres veterano, ahí comienza quizá el momento de mayor riesgo para ti porque, inconscientemente, empiezas a pensar que todo eso “tampoco era tan complicado”. Está claro que algo has hecho bien, pero todavía te queda mucho por ver y aprender.

Sobre las temidas caídas, no estamos de acuerdo con el dicho popular que dice que “se aprende a montar en moto a base de caídas”. Es cierto de que ellas se aprende, naturalmente, pero también lo es que no son ni mucho menos indispensables para llegar a ser un buen motorista. Aprender a montar en moto es conducir con prudencia y sin miedo, solventar favorablemente los imprevistos y que ello sirva para ganar experiencia cada día.

10.- Disfruta

Has cambiado la comodidad de un coche por la practicidad de una moto y estamos seguros de que no te vas a arrepentir. Tengas o no experiencia, las ventajas de moverte en moto aparecen desde el primer minuto. Llegas antes a todas partes, no tienes problemas de aparcamiento, el gasto en combustible se reduce a niveles surrealistas y, además, te diviertes un montón sobre dos ruedas. Si has empezado en invierno, no creas que siempre hace tanto frío. La primavera y el verano te traerán días geniales en moto.  Mantén los sentidos alerta y disfruta.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Dennis A! (@parabolastar)

Comentarios

  1. Xavier dice:

    Buenos consejos aunque añadiría uno muy importante sobre todo con lluvia. Mucho cuidado con frenar o maniobrar sobre las marcas viales, pasos peatones, arquetas metàlicas, etc, son muy resbaladizos, intenta esquivarlos siempre que sea posible, e intenta no frenar sobre ellos.En los semàforos salir antes que los coches y dejarlos atràs, es una manera de evitar peligros por alcances fortuitos por despistes al volante que si te tocan vas al suelo seguro con el consiguiente peligro de atropello por el resto de tràfico. Por lo demàs la moto es una auténtica gozada. Es para disfrutarla.

  2. Josep Maria dice:

    Buenos comentarios excepto en lo que no es necesario llegar bien al suelo,es muy peligroso ya que al pararse o bien en el semaforo o en calles o carreteras con desnivel a la hora de apoyar se corre el peligro de que te venza el peso de la moto y caerte al suelo y no digo ya si llevas pasagero atras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realizar un comentario implica la aceptación de nuestra política de privacidad

Más Box Repsol...